Sobre el Portal

3D Films
Las películas en 3 Dimensiones han tenido un gran auge y un gran declive, pero... ¿Tendrán un gran resurgimiento?

Queremos en este sitio web examinar la trayectoria de las películas en 3 Dimensiones, desde sus comienzos hasta la actualidad. Hacer un repaso de la evolución de este tipo de cine, de los formatos y los equipos en los que puede ser visto, de los hitos y avatares que han moldeado su pasado, su presente y su futuro. Con especial hincapié de lo que puede suponer para este formato la irrupción con fuerza, más pronto o más tarde, de la Realidad Virtual.

Pero no nos supeditaremos solo a este tema. Tenemos inquietudes y muchas cosas que contar, de los temas más variados e interesantes.

Temas que trataremos

  • La evolución y el futuro de las películas en 3 Dimensiones.
  • Maneras donde aún puedes ver películas en 3 Dimensiones desde casa y cómo hacerlo.
  • La energía del vacío y una hipótesis de trabajo para poderla aprovechar.
  • Un ensayo sobre cómo surge el Tiempo y la Consciencia desde el punto de la Cosmología y la Física cuántica.
  • La computación distribuida como alternativa a las supercomputadoras
  • Una hipótesis sobre el origen de la vida y la evolución química prebiológica.
  • Plantearemos si los coches eléctricos son realmenta la solución a la crisis de la energía o un problema añadido.
  • Las consecuencias de un universo que fuera Infinito.
  • En mitad de una pandemia por coronavirus, intentaremos explicar para qué sirven los virus.

La Evolución de las películas en 3 Dimensiones.
De un gran auge a un gran declive
¿Tendrán un gran resurgimiento?

Blog image

PRESENTE Y FUTURO DE LAS PELÍCULAS EN 3 DIMENSIONES

Nos vamos a centrar en la trayectoria reciente de la películas en formato de 3 Dimensiones y en los equipos para visualizarlas, sin entrar en mucho detalle sobre su origen, ciñéndonos desde el momento de mayor auge hasta el presente y su posible evolución. A título informativo, citar que en los inicios, las salas de proyección empezaron a lograr un efecto tridimensional mediante la técnica de separación de colores llamada anaglifo, en la que el espectador portaba unas gafas con filtros de color que permitían que la imagen que percibía el ojo derecho fuera diferente de la percibida por el del ojo izquierdo. Esta es la base de la estereoscopía, que remeda lo que produce el efecto tridimensional en el cerebro, que cada ojo perciba una imagen levemente diferente en el plano horizontal.

La verdadera revolución se produce con la llegada de técnica que usa filtros polarizadores, en la que se emiten dos imágenes sobrepuestas, cada una con un ángulo de polarización diferente y las gafas separan las dos imágenes, una para cada ojo, gracias a tener filtros polarizados a diferente ángulo. Era necesario para las salas el uso de proyectores que emitían luz polarizada. Otro sistema es el de Active Shutter u obturador activo, por el que se alternan imágenes diferentes para cada ojo y mediante el bloqueo alternativo a alta frecuencia con unas gafas sincronizadas, llega una imagen diferente para cada ojo, pero se perciba como imagen contínua. Esta técnicas podían usarse también en cualquier pantalla que emitieran luz polarizada o alternara imágenes a alta freciencia: televisiones, ordenadores e incluso teléfonos móviles. Pero hubo que superar algunos problemas con las pantallas LCD, que ya están polarizadas o tienen un respuesta de cambio de pixel no suficientemente rápida.

Desde 1990 se empezaron a presentarse numerosas películas con estas nuevas técnicas en salas IMAX. La filmación digital y la ampliación del catálogo dió el impulso necesario para que las salas generalistas también exhibieran películas tridimensionales, siendo el espaldarazo definitivo títulos como Spy Kids 3-D: Game Over (2003), el documental Fantasmas del Abismo de James Cameron (2006), varios episodios de la saga Star Trek, Polar Express, y otro muchos. En el estreno de Avatar (2009) hubo más ingresos en salas 3D que en 2D para este filme. La televisión en 3D siguió esta estela. Los fabricantes empezaron a ofrecer muchos modelos compatibles con la tecnología 3D y muchos pensaron que era el futuro de este medio. Numerosas cadenas de televisión empezaron desde 2010 a emitir programas en 3D. En 2009 se definió el estándard para los Blu-ray en 3 dimensiones, abriendo un nuevo mercado para el hogar, y en 2010 la Play Station 3 ya podía ofrecer juegos y reproducir Blu-ray en 3D. Se podían consumir películas 3D tanto en salas de cine como en el hogar, se podía conseguir contenidos por diferentes canales. Parecía que entrábamos en una nueva era para la industria del entretenimento.

Y de pronto, todo empezó a torcerse, empezaba EL DECLIVE. Las entradas para sesiones 3D en las salas eran más caras. Las distribuidoras a veces no ofrecían facilidades para la versión 2D, que era la base de espectadores que sustentaba la industria. Primero hubo un declive en el número total de espectadores en las salas de cine. Y de más dinero de menos gente se pasó simplemente a menos espectadores y menos dinero. También hubo sobresaturación de películas en 3 dimensiones de pobre calidad, convertidas digitalmente a 3D. El número de salas que proyectaban películas tridimensionales desde 2012 tuvo una lenta pero inexorable disminución. Paralelamente, el número de televisores 3D vendidos empezó a declinar. Además de su coste más elevado, muchos usuarios argumentaban que la experiencia en el hogar con estos televisores era muy engorrosa y no tan satisfactoria. El consumo doméstico 3D fue sentenciado a muerte después de que Samsung y Philips, sus grandes impulsores, anunciaran que a partir del 2016 no iban a lanzar ningún nuevo televisor con tecnología 3D.

Pero muy raramente se cita que el entretenimiento en 3D se puede consumir, y a veces con contenidos de gran calidad, por otro canal. Sigue leyendo para disfutar ahora de contenidos 3D desde casa.

Seguir leyendo